Aprendizaje Cooperativo


A diferencia del sistema tradicional que fomenta la competitividad a través de la medición y comparación con los demás, en el Colegio Mission aprendemos a trabajar cooperando, conscientes de nuestras habilidades y fortalezas, así como de nuestras áreas débiles en las necesitamos apoyarnos en los demás, para así sacar adelante los proyectos más eficazmente. Para ello basamos nuestra metodología en el Aprendizaje Cooperativo del Dr. Spencer Kagan, quien por más de 20 años ha ayudado a redefinir la educación en el mundo a través de sus métodos y estructuras educativas.

¿Y qué es el Aprendizaje Cooperativo del Dr. Kagan?

El método consiste en realizar el proceso de aprendizaje en pequeños grupos de 4 personas usando diferentes estructuras que desarrollan y favorecen las múltiples inteligencias (lógico-matemática, verbal-lingüística, visual-espacial, musical-rítmica, corporal-cenestésica, naturalista, intrapersonal e interpersonal).

Usando diferentes estructuras al enseñar un concepto garantizamos llegar a todos los estudiantes y tener la repetición y entendimiento necesario para que el cerebro almacene este nuevo concepto en la memoria permanentemente. Al mismo tiempo se pone en práctica y se aprenden habilidades sociales como saber escuchar, tener paciencia para esperar mi turno, expresar oralmente mi proceso de pensamiento, etc.

Es claro que en este mundo necesitamos dejar de competir, lo hemos probado ya suficientemente y no funciona. Aprender a trabajar cooperando, consciente de mis habilidades y fortalezas, pero también sabiendo mis áreas débiles, en dónde necesito apoyarme en mis compañeros, para así sacar adelante los proyectos más eficazmente.

El diseño formal de un salón cooperativo asegura que ningún alumno se quede sin participar. El aprendizaje es evaluado de manera individual y a cada uno se le hace responsable de su propio aprendizaje.

Docenas de estudios han demostrado que cuando se les permite a los alumnos trabajar juntos experimentan un incremento en la variedad de habilidades sociales; son más capaces de resolver problemas que demandan cooperación para su resolución, son más capaces de ponerse en el lugar del otro, se vuelven en general más cooperativos, con más disponibilidad para ayudar y recompensar a los demás.

La habilidad de realizar los ajustes necesarios en nuestro comportamiento para trabajar de manera efectiva con otros y para comunicarse con los demás, se puede aprender sólo durante el proceso de trabajar e interactuar con otros. Por lo tanto el aprendizaje cooperativo es un deber en la reforma curricular si queremos preparar a nuestros alumnos para un trabajo del mundo futuro.

Como base del aprendizaje cooperativo tenemos 7 sencillos conceptos:

  • Estructuras.
    Una estructura es una manera de organizar la interacción de individuos en un salón de clases para reafirmar los conocimientos vistos/aprendidos.
  • Equipos.
    Los equipos en un salón cooperativo tienen una fuerte y positiva identidad. Los integrantes del equipo se conocen y aceptan entre ellos y se apoyan mutuamente. Se forman preferentemente entre 4 personas, son heterogéneos y se cambian cada 6 semanas para que los alumnos puedan transferir las  habilidades sociales y académicas recién adquiridas a nuevas situaciones.
  • Manejo Cooperativo.
    El salón se arregla para que los alumnos tengan un fácil acceso a sus compañeros y que todos estén cómodamente orientados hacia el maestro y pizarrón.
    Es importante establecer la señal del silencio, diferentes procedimientos para evitar interrupciones en el salón y establecer también las expectativas del grupo.

 

  • Teambuilding (hacer equipo)
    Son actividades que se realizan mínimo 2 veces por semana para que los integrantes de los equipos se conozcan, se aprecien y respeten más.

 

  • Classbuilding (crear lazos)
    Son actividades que se realizan mínimo 1 vez por semana para establecer y fortalecer lazos entre todos en el salón.
  • Habilidades Sociales.
    Se define antes de hacer la estructura; la habilidad social que vamos a estar buscando (por ejemplo: escuchar atentamente) una vez definida, la modelamos, actuamos, definimos y observamos.

 

  • Principios básicos IRIS o PIES

 

 

  1. I/P. Interdependencia positiva. Sí es necesaria la ayuda de los demás para realizar el proyecto o la actividad, entonces hay interdependencia positiva.- Es decir, la ganancia o el éxito de un alumno está ligado al éxito de otro.
  2. R/I. Responsabilidad individual. Cada alumno es responsable de su propio desempeño, como monitoreo, el maestro avisa que cuando terminen la estructura va a preguntar a algunos alumnos que repitan algo de lo que dice el compañero. O en un Rally Table (estructura en parejas) que el alumno 1.- use un color rojo para contestar y el alumno 2.- otro azul.
  3. I/E. Igual Participación. En una estructura todos alumnos participan la misma cantidad de tiempo.
  4. S/S.Interacción Simultánea. Observamos qué porcentaje del salón está activo al mismo tiempo. Con el aprendizaje cooperativo el porcentaje mínimo de participación en un salón es del 25%

 

La manera más utilizada en otros colegios para trabajar es: Se pregunta a toda la clase  solo uno o dos responden. Esta es una forma competitiva de participar ya que los estudiantes aquí compiten por la atención y el reconocimiento del maestro, hay una interdependencia negativa entre los alumnos  porque se le pide a un alumno que conteste y los demás pierden la oportunidad de contestar, si este alumno fracasa al dar la respuesta los demás alumnos tienen más oportunidad de obtener la atención y reconocimiento del maestro. Entonces los alumnos se emocionan y levantan la mano otra vez cuando se dan cuenta que el compañero se equivocó. Saben que el fracaso de un compañero aumenta sus posibilidades de ser reconocido. Es claro que en este modelo se está enseñando y practicando que el fracaso de los demás es conveniente para tener éxito.

En el Colegio Mission, utilizamos más de 50  estructuras de Aprendizaje Cooperativo.

Aprovechamos el deseo natural de los niños de manipular objetos, por un lado y las propiedades matemáticas de los materiales por el otro, para lograr el interés de los alumnos y dirigirlos hacia un proceso de aprendizaje significativo.